Los elementos de la naturaleza

El respeto hacia la Madre Tierra, su protección, ha sido el secreto mediante el cual hemos conseguido sobrevivir como especie a lo largo de los milenios. En la antigua Grecia explicaban el funcionamiento del mundo a través de los cuatro elementos de la naturaleza: aire, tierra, fuego y agua. Budismo, hinduismo y otras tradiciones ancestrales consideran estos cuatro principios la esencia del mundo que conocemos.

El futuro de nuestro planeta depende de que consigamos mantener —o tal vez debería decir restablecer— el equilibro de los elementos que lo conforman: volver a sacralizar la naturaleza y conseguir vivir en armonía con el medio que nos mantiene vivos. O cada pieza se integra en el mundo en su justa medida o conseguiremos convertirlo en una bola de fuego.

cuatro elementos tatuaje

Viento y tierra

La alquimia clásica, origen de la ciencia y la tecnología moderna, iconizó los cuatro elementos representándolos como triángulos equiláteros en distintas posiciones. El agua se opone al fuego, la tierra, al aire. Viento y tierra no son sólo complementarios para las culturas clásicas, los propios celtas representaban su culto a la naturaleza y su comunión con ella a través del árbol de la vida: las raíces del mundo material —tierra— y las ramas del espiritual —viento—.

Viento y tierra busca un acercamiento a otros tiempos, a costumbres que nunca deberíamos haber abandonado. Respeto al hogar que nos alimenta, que nos impulsa y nos da vida, en un intento de aproximarte a otra forma de consumo, responsable y respetuoso; ese granito de arena que, si todos fuésemos capaces de aportar, nos conduciría sin duda a un mundo mejor.

Alegoría de los cuatro elementos
Alegoría de los cuatro elementos - Mark Ryden

Pide un deseo

Imagina que somos capaces de frenar el cambio climático, que todos y cada uno de nosotros nos preocupamos por contaminar lo menos posible, que mares y océanos cada día tienen menos plástico, que el humo no envenena las ciudades. Imagina coches alimentados por energías limpias, hogares con generadores de energía solar y electrodomésticos que duran décadas. Imagina una gran reserva natural en la Antártida o la reforestación de la Amazonia. Imagina que todos los alimentos y prendas de vestir se producen de forma respetuosa con el medio ambiente, sin pesticidas químicos y sin despilfarrar el agua, y que las multinacionales occidentales se preocupan de verdad por el bienestar y los derechos laborales de quienes trabajan para ellas a miles de kilómetros. Imagina el fin de las guerras, de la esclavitud, de la violencia… el fin del egoísmo.

Imagina a toda la gente compartiendo todo el mundo

John Lennon

Viento y tierra, buenos deseos

Este sitio web utiliza cookies -sin aceite de palma- para que disfrutes de la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace si quieres obtener más información. ACEPTAR

Aviso de cookies